¿Gana o pierde hielo la Antártida?

¿Gana o pierde hielo la Antártida?

Los expertos no se ponen de acuerdo en si la Antártida está ganado hielo o perdiéndolo en los últimos años.

Algunos expertos, como el glaciólogo Jay Zwally, aportan pruebas que desmontan la versión oficial de la NASA y del IPCC, ambos organismos manejados por políticos, no por científicos.

Al final del texto en Inglés está la traducción al Español

¿Gana o pierde hielo la Antártida?

Malavika Vyawahare, ClimateWire on November 5, 2015

A recent study published in the Journal of Glaciology that found the Antarctic ice sheet is expanding because accumulated snowfall is outpacing melting glaciers has drawn sharp criticism from many climate scientists. While it does not contradict the science on global warming, it has pried open a long-standing debate about how warming is effecting the largest ice mass on the planet.

The study, led by Jay Zwally, a glaciologist at NASA’s Goddard Space Flight Center, contradicts findings from years of research concluding that there’s a net ice loss in the Antarctic. Such findings have come from NASA and the Intergovernmental Panel on Climate Change.

The authors of the new study argue that rapid snow accumulation on the ice sheet between 1992 and 2008 offset the depletion from melting. The Antarctic ice sheet gathered mass at the rate of 112 billion tons of ice every year from 1992 to 2001, they said, which slowed to 82 billion tons of ice gain per year between 2003 and 2008.

The IPCC in its 2013 report noted that ice loss in the Antarctic most likely accelerated from 30 billion tons a year between 1992 and 2001 to 147 billion tons a year in the period from 2002 to 2011.

“We’re essentially in agreement with other studies that show an increase in ice discharge in the Antarctic Peninsula and the Thwaites and Pine Island region of West Antarctica,” Zwally said in a statement. “Our main disagreement is for East Antarctica and the interior of West Antarctica—there, we see an ice gain that exceeds the losses in the other areas.”

Robin Bell, a senior research scientist at Columbia University, noted that the disagreement essentially boiled down to “a checkbook problem: how much comes in, how much goes out.”

Others were harsher in their critiques of what they saw as a study defying a solid body of evidence, pointing to weaknesses in the method and analysis. “I think the study is just plain wrong, far too inconsistent with other lines of evidence, and not worth the public’s attention,” said Theodore Scambos, a senior research scientist at the National Snow and Ice Data Center.

Scientists do not dispute that accumulated snowfall is compensating for some of the ice sheet loss. But not many are convinced that the addition is so significant as to offset the losses.

“At the end of the last ice age, the air became warmer and carried more moisture across the continent, doubling the amount of snow dropped on the ice sheet,” Zwally explained. Glacial ice forms because of the accumulation of snow over many millennia, with the gradual compression of flaky snow into compact ice hunks.

If sea-level rise isn’t coming from Antarctica, then from where?

A change in the height of the ice sheet offers a clue to the net balance between accumulation through snowfall and the loss through glacial melt. The ice sheet in East Antarctica and the interior of West Antarctica has thickened by an average of 0.7 inch (1.7 centimeters) every year, according to the research.

The heights of ice sheets can be measured remotely from satellites equipped with altimeters. In the paper, the researchers relied on measurements from radar altimeters, which calculate height based on the time taken for a radio signal to bounce from the surface, for the period from 1992 to 2001. For height measurements for 2003 to 2008, they used laser altimeters on NASA’s Ice, Cloud and land Elevation Satellite (ICESat), which rely on reflected light to compute altitudes.

Ian Joughin of the University of Washington, who was not part of the research, pointed out that measurements from the same satellites as those used in the current study yielded different results in studies done in the past.

Of this, Scambos said: “The satellite is not at fault here, not inherently, but the data are being pushed to a place it can’t go. The data receive several corrections, and some are problematic.”

Joughin said he was open to the possibility that the East Antarctic Ice Sheet could still be “re-equilibrating” and gaining mass because of increase in snowfall accumulation after the last glacial period ended. However, he questioned the results based on the magnitude of the signal that Zwally and his colleagues present as evidence that there was a net gain in ice.

“Because the signal over the plateau is very small relative to the measurement uncertainty, it’s not implausible that this could be calibration error, either,” he said.

Bell echoed this unease with the new findings, “It is a complicated signal, and you see very small changes; that is why the community is uncomfortable with this result.” The discomfit could also arise from what the findings mean for estimates about sea-level rise.

The IPCC has estimated that meltwater from Antarctica could raise sea levels by between 2.2 to 5.5 inches by 2100.

But the new findings suggest that Antarctica is currently not contributing to sea-level rise at all but helping to check it by stashing away 0.23 millimeter of fresh water every year.

“But this is also bad news,” Zwally said. “If the 0.27 millimeters per year of sea-level rise attributed to Antarctica in the IPCC report is not really coming from Antarctica, there must be some other contribution to sea-level rise that is not accounted for.”

However, given the trend captured by the new study of accelerating ice loss and a slowing rate of ice accumulation, the authors predict that the trend of ice mass gain could reverse in about 20 to 30 years.

Before plunging into the debate about sea-level rise, other scientists called for more careful scrutiny of findings from this study.

Reprinted from Climatewire with permission from Environment & Energy Publishing, LLC. www.eenews.net, 202-628-6500

www.scientificamerican.com/article/is-antarctica-losing-ice-or-gaining-it/#

Versión en Español

Un estudio reciente publicado en el Diario de Glaciología encontró que la capa de hielo de la antártida se está expandiendo, porque la acumulación de nieve está superando la “desacumulación” provocada por el deshielo de los glaciares. Este estudio ha atraído la crítica feroz de muchos científicos del clima. Aunque no contradice la ciencia del calentamiento global, ha abierto un debate de profundas implicaciones sobre cómo el calentamiento está afectando a la masa de hielo más grande del planeta.

El estudio, dirigido por Jay Zwally, un glaciólogo en el Goddard Space Flight Center de la NASA, contradice los hallazgos de años de investigación concluyendo que hay una pérdida neta de hielo en la Antártida. Tales hallazgos han surgido de la NASA y del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático.

Los autores del nuevo estudio sostienen que la acumulación rápida de nieve en la capa de hielo entre 1992 y 2008 compensó las pérdidas por el deshielo. La capa de hielo de la antártida ganó masa a razón de 112 mil millones de toneladas de hielo cada año desde 1992 hasta 2001, pero ellos dijeron, que se redujo a 82 mil millones de toneladas de hielo por año entre 2003 y 2008.

El IPCC en su informe de 2013 señaló que la pérdida de hielo en la Antártida probablemente se aceleró de 30 mil millones de toneladas al año entre 1992 y 2001 a 147 mil millones de toneladas al año en el período de 2002 a 2011.

“Estamos esencialmente de acuerdo con otros estudios que muestran un aumento en la pérdida de hielo en la Península Antártica y la región Thwaites y Pine Island de la Antártida Occidental”, dijo Zwally en un comunicado. “Nuestro principal desacuerdo es para la Antártida Oriental y el interior de la Antártida Occidental, allí vemos una ganancia de hielo que supera las pérdidas en las otras áreas”.

Robin Bell, un científico investigador de la Universidad de Columbia, señaló que el desacuerdo se reduce básicamente a “un problema de contabilidad: cuánto entra, cuánto sale”.

Otros fueron más feroces en sus críticas hacia lo que consideraron un estudio que estaba desafiando sus  “sólidas”  evidencias, y poniendo en evidencia las debilidades de sus métodos y análisis. “Creo que el estudio es simplemente incorrecto, demasiado inconsistente con otras líneas de evidencia y no merece la atención del público”, dijo Theodore Scambos, científico investigador del Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo.

Los científicos no discuten que las nevadas acumuladas están compensando una parte de la pérdida de la capa de hielo. Pero no muchos están convencidos de que la adición de hielo es tan importante como para compensar las pérdidas.

“Al final de la última era glacial, el aire se calentó y transportó más humedad por todo el continente, duplicando la cantidad de nieve que caía sobre la capa de hielo”, explicó Zwally. El hielo glacial se forma debido a la acumulación de nieve durante muchos milenios, con la compresión gradual de la nieve en copos en trozos compactos de hielo.

Si el aumento del nivel del mar no viene de la Antártida, ¿de dónde?

Un cambio en la altura de la capa de hielo ofrece una pista para el balance neto entre la acumulación de hielo, a través de las nevadas, y la pérdida a través del hieo fundido. La capa de hielo en la Antártida Oriental y el interior de la Antártida Occidental se ha engrosado en un promedio de 1,7 centímetros cada año, según la investigación.

Las alturas de las capas de hielo se pueden medir a distancia desde satélites equipados con altímetros. En el documento, los investigadores se basaron en las mediciones de los altímetros de radar, que calculan la altura sobre la base del tiempo que tarda una señal de radio en saltar de la superficie, para el período de 1992 a 2001. Para las mediciones de altura de 2003 a 2008, Altímetros en el hielo, la nube y el satélite de la elevación de la tierra de la NASA (ICESat), que confían en la luz reflejada para calcular altitudes.

Ian Joughin de la Universidad de Washington, que no fue parte de la investigación, señaló que las mediciones de los mismos satélites que los utilizados en el presente estudio produjo resultados diferentes en los estudios realizados en el pasado.

De esto, Scambos dijo: “El satélite no falla aquí, no esencialmente, pero los datos están siendo empujados a un lugar que no puede ir. Los datos reciben varias correcciones, y algunos son problemáticas. “

Joughin dijo que estaba abierto a la posibilidad de que la capa de hielo del Antártico Oriental pudiera estar “reequilibrándose” y ganando masa debido al aumento en la acumulación de nevadas después del último período glacial terminado. Sin embargo, cuestionó los resultados basados ​​en la magnitud de la señal que Zwally y sus colegas presentan como evidencia de que hubo una ganancia neta en el hielo.

“Debido a que la señal sobre la meseta es muy pequeña en relación con la incertidumbre de medición, no es inverosímil que esto también pudiera ser un error de calibración”, dijo.

Bell se hizo eco de esta inquietud con los nuevos hallazgos: “Es una señal complicada, y ves cambios muy pequeños; Es por eso que la comunidad científica se siente incómoda con este resultado “. El malestar también podría surgir de lo que significan los hallazgos para las estimaciones sobre el aumento del nivel del mar.

El IPCC ha estimado que el agua de deshielo de la Antártida podría elevar el nivel del mar entre 5.5 cm hasta 13,9 cm para el año 2100.

Sin embargo, los nuevos hallazgos sugieren que la Antártida no está contribuyendo actualmente al aumento del nivel del mar en absoluto, sino ayudando a controlarlo, escondiendo 0,23 milímetros de agua dulce cada año.

“Pero esto también es una mala noticia”, dijo Zwally. “Si los 0,27 milímetros por año de aumento del nivel del mar atribuidos a la Antártida en el informe del IPCC no vienen realmente de la Antártida, debe haber alguna otra contribución al aumento del nivel del mar que no se explica”.

Sin embargo, dada la tendencia captada por el nuevo estudio de la aceleración de la pérdida de hielo y la disminución de la acumulación de hielo, los autores predicen que la tendencia de la ganancia de masa de hielo podría revertirse en alrededor de 20 a 30 años.

Antes de sumergirse en el debate sobre el aumento del nivel del mar, otros científicos pidieron un escrutinio más cuidadoso de los resultados de este estudio.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: