El salario mínimo en Europa

El salario mínimo en Europa

El salario mínimo es una de las mas innecesarias regulaciones laborales que nuestros gobernantes se han inventado, no es la peor de ellas, ya que hay regulaciones que son auténticas armas de destrucción laboral masiva, esta solo es innecesaria, ya que si el importe de ese salario mínino (SMI) es muy bajo, su  capacidad para generar desempleo, es muy baja, al menos en relación a otras armas destructivas mas poderosas. Sin embargo si se suben los límites para poder contratar, su eficacia aumenta y expulsa del mercado laboral a los menos productivos e inexpertos, es decir, los jóvenes a los que pretende proteger.

Como es un arma, que usada con prudencia, puede causar poco daño, hay algunos países que nunca habían tenido esta regulación y que ahora, debido al empuje populista, la han implantado. Alemania es un claro ejemplo de esto. Hay países que tienen salarios mínimos negociados entre empleados y trabajadores, sin intervención ni obligación estatal, que son salarios bastante altos ya que el problema del SMI, no es su importe, sino si ese importe es mas alto o mas bajo que el valor descontado de la productividad marginal . Suiza en un clarísimo ejemplo de sueldos altísimos y ausencia SMI. Copiemos a Suiza

El salario mínimo en Europa

29/12/2015 El Economista.es/ EFE

El salario mínimo en 22 de los 28 países de la Unión Europea, que lo tienen fijado por ley o convenio intersectorial, oscila entre los 1.923 euros mensuales de Luxemburgo a los 194 euros de Bulgaria o las ‘cero’ euros de Dinamarca que no tiene un salario mínimo fijado por ley, según los datos de Eurostat referidos al segundo semestre de 2015. En seis países de la UE no hay salario mínimo marcado por ley, es decir, el trabajador y la empresa deciden cuál va a ser la remuneración. Estos países son Dinamarca, Italia, Chipre, Austria, Finlandia y Suecia. Otro país que no tiene salario mínimo en Europa es Suiza.

España ha sido este año el noveno país europeo en función de la cuantía de su salario mínimo, con 757 euros (los salarios mínimos calculados por Eurostat están en importes brutos, es decir, antes de la deducción del impuesto sobre la renta o IRPF y las cotizaciones a la seguridad social), aunque se sitúa en un segundo bloque, el de los países con retribuciones entre los 500 y 1.000 euros.

Este año, siete estados miembros cuentan con un salario mínimo superior a los 1.000 euros mensuales, encabezado por Luxemburgo (1.923) y seguido por Reino Unido (1.510), Holanda (1.508), Bélgica (1.502), Alemania (1.473), Irlanda (1.462) y Francia (1.458).

Un segundo bloque, con los cinco estados miembros con salarios mínimos que oscilan entre los 500 y los 1.000 euros, está encabezado por Eslovenia (791) y seguido por España (757), Malta (720), Grecia (684) y Portugal (589).

Por último y en un tercer bloque, el de aquellos países con salarios inferiores a los 500 euros, se sitúan Polonia (418), Croacia (399), Estonia (390), Eslovaquia (380), Letonia (360), República Checa (338), Hungría (333), Lituania (325), Rumanía (235) y Bulgaria (194).

Salario mínimo por horas

Por horas y según datos recabados por Efe, el salario mínimo en Reino Unido varía según la edad: 9 euros por hora para mayores de 21 años; 7,1 euros para el tramo de edad comprendido entre 18 y 21, y 5,2 euros para los menores de 18 años.

En Irlanda, el salario mínimo se ha mantenido invariable desde 2007 en 8,65 euros para las personas con experiencia laboral, mientras que en Alemania es algo menor, 8,5 euros por hora. En Alemania hay que destacar que no existía salario mínimo hasta 2015.

El curioso caso de Suiza

En Suiza tampoco hay salario mínimo como se destaca en el primer párrafo, si bien es cierto que en mayo de 2014 se celebró un referéndum para fijar una retribución de este tipo que fue rechazada por más del 70% de los suizos.

Si dicha propuesta se hubiese aprobado, Suiza contaría con el salario mínimo más alto de toda Europa, unos 4.050 euros al mes para un empleo a tiempo completo de 42 horas a la semana.

Los economistas liberales suelen argumentar que establecer un salario mínimo por ley obstaculiza la contratación y las relaciones laborales.

Sin un salario mínimo específico es más fácil que se alcance el pleno empleo y por tanto lograr incrementos ‘naturales’ a largo plazo del salario medio. Cuando se alcanza el pleno empleo las empresas se pueden ver obligadas a incrementar la remuneración de sus trabajadores para mantenerlos o para contratar más factor trabajo.

Salario mínimo por países

Luxemburgo      1.923
Reino Unido      1.510
Holanda             1.508
Bélgica                1.502
Alemania           1.473
Irlanda                1.462
Francia               1.458
Eslovenia              791
España                   757
Malta                      720
Grecia                     684
Portugal                 589
Polonia                   418
Croacia                   399
Estonia                   390
Eslovaquia            380
Letonia                  360
República Checa 338
Hungría                 333

www.eleconomista.es/economia/noticias/7249791/12/15/El-salario-minimo-en-Europa-de-los-cero-euros-de-Suiza-a-los-1923-de-Luxemburgo.html

Deja un comentario