Falacias formales

Falacias formales

Las falacias formales son razonamientos no válidos pero que a menudo se aceptan por su semejanza con formas válidas de razonamiento o inferencia. Se da un error que pasa inadvertido.

Ejemplo: «Dices que el coche está aparcado en la primera planta, pero yo creo que está en la tercera, así que debe estar en la segunda. Si se diese la casualidad de que estuviese en la segunda planta el razonamiento continuaría siendo falaz, ya que sería mera coincidencia. Que sea una falacia depende del razonamiento, no de la conclusión.

1.1. Argumento desde la falacia (Silogismo disyuntivo falaz)

Un argumento desde la falacia o ad lógicam, asume que si un argumento es una falacia, entonces su conclusión debe ser forzosamente falsa. Una falacia lógica no es necesariamente errónea en su conclusión, aunque sí lo es en el razonamiento que le ha llevado a esta conclusión. Es decir, aunque la estructura de razonamiento pueda ser falaz por su construcción o por sus premisas, la conclusión puede llegar a ser fortuitamente correcta.

Ejemplo: «Los objetos caen porque hay ángeles que los empujan hacia abajo». La conclusión «los objetos caen», es cierta, aunque, no existe un argumento válido para aceptar la premisa de la existencia de los ángeles y tampoco de que éstos empujen los objetos.

1.2. Afirmación del consecuente

Una afirmación del consecuente es llamada así porque, erróneamente, se concluye que el segundo término de una premisa consecuente establece también la verdad de su antecesora. Si se demuestra que P entonces Q, entonces erróneamente se puede deducir que si Q entonces P llevándonos a esta falacia, que se apoya en el sesgo de simetría.

Ejemplo: “Si estoy dormido, tengo los ojos cerrados; entonces si tengo los ojos cerrados, debo estar dormido”. En efecto, una persona dormida tendrá sus ojos cerrados, pero no necesariamente una persona tiene los ojos cerrados por estar dormida (puede estar deslumbrada, por ejemplo).

1.3. Negación del antecedente

La negación del antecedente o implicación vacua, es una falacia lógica con semejanzas con el argumento de la falacia. En este caso si P entonces Q si niego P entonces tampoco Q (se niega Q). Esta falacia dice que si se niegan los antecedentes entonces se negará también la consecuencia.
Ejemplo: «Si estoy dormido tengo los ojos cerrados, pero si estoy despierto tengo que estar con los ojos abiertos» «Si no lo digo no me critican, por lo que si lo digo me criticarán». Algo que no tiene que ser necesariamente cierto. Otra vez se aplica el sesgo de simetría o ilusión de serie.
Ejemplo: «Si llueve afuera, entonces debe haber nubes. Como no esta lloviendo afuera, entonces no debe haber nubes.>> Esto no es necesariamente cierto, puede haber nubes sin estar lloviendo pero se ha negado la premisa/antecedente y se ha supuesto que se debe negar también la consecuencia.

Economía y Libertad 12/04/2016

Fuentes

www.extj.com/showthread.php?22333-Una-recorrida-por-el-mundo-de-las-falacias

http://imaginario-nopensar.blogspot.com.es/2011/09/las-falacias-y-sus-tipos.html

www.xtec.cat/~lvallmaj/preso/fal-log2.htm

Deja un comentario