Falacia de los errores al determinar la causa y el efecto

Falacia de los errores al determinar la causa y el efecto

Economía y Libertad 14/04/2016

Errores al determinar la causa y el efecto: Se comete un error causal

1-Cum hoc, ergo propter hoc:

La correlación o relación entre dos implica que uno es causa y otro efecto, que afirma que dos eventos que ocurren a la vez tienen necesariamente una relación causa-efecto.

Se expresa de la siguiente manera: si ocurre A y correlacionadamente después ocurre B entonces A ha causado a B.

Esta falacia hace una conclusión prematura de la causalidad incluso sin evidencias que la soporten. Esto es una falacia lógica porque aunque probable existen al menos otras cuatro posibilidades:

Estas son :

  1. que B sea la causa de A
  2. que haya un tercer factor desconocido, que sea realmente la causa de la relación entre A y B
  3. que la relación sea tan compleja y numerosa, que los hechos sean simples coincidencias
  4. que B sea la causa de A y al mismo tiempo A sea la de B, es decir, que estén de acuerdo, que sea una relación sinérgica o simbiótica donde la unión cataliza los efectos que se observan.

Ejemplo: Investigaciones científicas afirman que las personas que usan marihuana (A) tienen una mayor ascendencia en desórdenes psiquiátricos (B) comparados con los que no la toman. Sólo con esta relación no se puede afirmar que A causa B, ya que también puede ser que B cause A, debido al efecto relajante o también puede ser que se den las dos a la vez o haya un tercer factor desconocido. Existen métodos para determinar causas.

El filósofo David Hume argumentaba que la causalidad no puede ser percibida y por consiguiente no se puede conocer o probar, y en su lugar tan solo se puede percibir la correlación. Sin embargo, argumentó que se puede seguir el método científico para, al menos, desechar las causas erróneas. Esto es, probar experimentalmente la veracidad de un hecho de manera rigurosa hasta encontrar un contra ejemplo o excepción.

2-Falacia de la causa simple o efecto conjuntivo o relación espuria:

Esta falacia lógica de causalidad, ocurre cuando se asume que existe solo una simple causa para un resultado, cuando en realidad puede haber un conjunto específico o suficiente de causas que lo hayan provocado.

En esta falacia lógica dos sucesos sin conexión lógica, se relacionan causal e incorrectamente debido a un tercer suceso o factor desconocido denominado factor desorientador o variable escondida que los provoca.

La relación espuria da impresión de fortaleza y ligazón fuerte entre dos sucesos, pero es inválida cuando es examinada objetivamente. Véase la navaja de Occam, que en su aplicación puede crear una relación espuria debido al desconocimiento de un factor más sencillo. Esta sobresimplificación es un caso específico de falso dilema, donde otras posibilidades son ignoradas.

Ejemplo: Supongamos que cuando hay mayor índice de desmayos por calor suben las ventas de refrescos, muchos señalarían que los sofocos son la única causa; pero la subida de ventas pudo haber sido debida a otros factores como un mejor marketing, un mayor tiempo libre, una determinada ola de calor, una bajada de precios o la llegada del verano que sería una posible causa de las dos. En definitiva un factor o un conjunto ignorado o desconocido de factores son los que en realidad hacen que se produzca.

3-Post hoc, ergo propter hoc o post hoc o correlación coincidente o causa falsa o non sequitur (‘no le sigue’ en latín):

Ésta es una expresión latina que significa «después de esto, luego a consecuencia de esto», es un tipo de falacia que asume, que si un acontecimiento sucede después de otro, el segundo es consecuencia del primero.

Es verdad que una causa se produce antes de un efecto pero la falacia viene de sacar una conclusión basándose sólo en el orden de los acontecimientos.

Es decir, no siempre es verdad que el primer acontecimiento produjo el segundo acontecimiento. Esta línea de razonamiento es la base para muchas creencias supersticiosas y de pensamiento mágico.

4-Falacia de la regresión o del retroceso:

Es una falacia lógica en la que se asume una causa donde no existe.

Este tipo de falacia es un caso especial de la falacia Post hoc, ergo propter hoc. Esta falacia se denomina de retroceso, porque se produce cuando se asocia una causa simple, a la desaparición o retroceso de un factor. Conduce a las supersticiones y al pensamiento mágico.

Ejemplo: «No somos de su agrado, cuando llegamos al bar todos se fueron».

Ejemplo: «es culpa mía porque desde que decidí invertir en bolsa, ésta ha empezado a bajar o los precios han bajado». La explicación se encuentra en el sesgo cognitivo efecto el último evento y en la tendencia de las personas a tomar decisiones cuando las cosas están solo en la cúspide o varianza más positiva así cuando éstas se normalizan a la media asocian la causa a su acción.

5-Falacia del francotirador:

Es una falacia lógica, donde la información que no tiene relación alguna es interpretada, manipulada o maquillada hasta que ésta parezca tener un sentido.

El nombre viene de un tirador que disparó aleatoriamente varios tiros a un granero y después pintó una diana centrada en cada uno de los tiros, para autoproclamarse francotirador.

Tiene que ver con el sesgo cognitivo ilusión de serie, donde las personas tienden a ver patrones, donde solo hay números aleatorios.

Esta falacia no se aplica cuando uno tiene una predicción o una hipótesis particular antes de observar los datos. Uno podría tener una teoría de cómo debería comportarse algo, o el patrón que debe seguir algo, y comprobar mediante pruebas empíricas o datos, que de hecho es así (método científico). Alternativamente, se pueden tomar los datos observados, para construir una hipótesis, tal como hace el francotirador, pero luego es necesario ensayar la hipótesis con nuevos datos.  Uno no puede usar la misma información para construir y después ensayar o testar la hipótesis, ya que incurriría en la falacia del francotirador.

6-Falacia de dirección incorrecta:

Es una falacia lógica de causa, en la que la causa y el efecto están intercambiados.

La causa pasa a ser el efecto y viceversa.

Es un tipo especial de la falacia cum hoc, ergo propter hoc o también de falso dilema.

Ejemplo: Las compañías de tabaco sugirieron que el cáncer hacía que la gente fumara para aliviar los dolores para explicar la alta correlación entre ellos. O también la gente de la edad media pensaba que los piojos eran buenos porque no se veían en la gente enferma. Los piojos en realidad podían provocar la enfermedad y el factor desconocido o la verdadera causa de que no se vieran cuando la enfermedad era visible fue que los piojos son muy sensibles a la fiebre o las altas temperaturas.

Fuente

imaginario-nopensar.blogspot.las-falacias-y-sus-tipos

 

Deja un comentario