Los totalitarismos en nuestro seno

Los totalitarismos en nuestro seno

Los totalitarismos surgen como respuesta al caos y la injusticia provocada por la intervención estatal. Prometen que con mas intervención y un dictador tiránico, van a ser capaces de solucionar ésas injusticias.

Evidentemente éso no va a pasar, sino todo lo contrario, todo va a ir a peor. La Alemania Nazi y la Rusia comunista son dos buenos ejemplos prácticos, de que la intervención estatal crea injusticias que empeoran con un dictador totalitario.

NO repitamos ésos errores, reduzcamos la intervención estatal al mínimo y evitaremos a los populistas y sus ánsias totalitarias, nos irá mucho mejor

Los totalitarismos en nuestro seno

Miguel Aparicio 23/03/2016

Escribía el premio Nobel de Economía Frederich A. Hayek en su libro más conocido Camino de servidumbre en el capitulo que lleva el título de este artículo:

Hace años quizá había alguna excusa para mantener la cándida creencia de que “en una sociedad planificada puede ser una sociedad mucho más libre que un sistema de laissez-faire, al que viene a reemplazar”. Pero verla sostenida otra vez, después de años de experiencia misma, en el momento que estamos luchando contra los resultados de las mismas doctrinas, es más trágico de lo que puede expresarse con palabras” (Camino de Servidumbre)

Estas palabras eran tan ciertas entonces como las son ahora. En nuestra Europa del S. XXI estamos aconteciendo en nuevo al regreso de los partidos que se creen nuevos pero son tan viejos que cuando Hayek escribió en 1944 su libro. No solo asistimos en los países del Sur de Europa al auge de partidos de extrema izquierda como pueda ser Podemos en España, Syriza en Grecia o El M5S en Italia. No es de extrañar que como ya dijera Hayek en su libro

Intervención Estatal creciente

Durante años hemos visto todo tipo de medidas de intervención de la política en nuestra vida que, como la rana que se queda en agua hirviendo, no nos hemos dado cuenta. Cada vez más ha sido mayor la intervención, el endeudamiento, las crisis más recurrentes. Esto ha producido el efecto que ya produjo en el siglo pasado. Ahora en vez de reclamar menos Estado se reclama aún más. Adoleciendo a la Patria, el Pueblo, el Bien Común y otras consignas vacías.

Tampoco se libra el Norte y Centro Europa. Sobretodo en sus ejes centrales, Francia y Alemania. La alza de los partidos de Marine LePen en Francia y la AfD (Alternativa por Alemania) en el país germano denotan cuan descontentos se encuentran los ciudadanos sobre las medidas acometidas sobre la política de Europa en mayor medida y estos están dispuestos a hacer lo que sea por cambiar a los actuales gobernantes, votando a personas que quizás ni saben lo que dicen. Como por ejemplo alzar muros, fronteras o otro tipo de barbaridades sociales. Estos personajes de diferente índole, “Socialistas de todos los partidos”, están usando las consignas antiguas a tiempos que se vuelven a repetir. ¿Acaso Europa ha olvidado su historia? ¿Acaso no han habido suficientes películas de Hollywood sobre todo esto? Parece que no.

Aprovechando el descontento por los resultados de la intervención

El adoctrinamiento estatal vuelve a ponerse en contra de todos para dar lugar al resurgimiento de los extremismos. Pero quizás en la Europa de Hayek quizás quedaba la esperanza de EEUU. Ahora ni eso. Donald Trump, Bernie Sanders… todos estos totalitarios de izquierdas y derechas tratan con consignas falsas y demagógicas tomar de nuevo el poder, aprovechándose de los nefastos gobiernos en todo el mundo que han decidido intervenir todos los aspectos que en su dia fueron ganados en pro de la libertad económica y social. Quizás llegue el día que el mundo despierte y vea a lo que les lleva a intervenir cada aspecto humano de la vida de las personas. Descontento general  pues el intervencionismo nunca lleva a nada buen y alzamiento de los totalitarismos.

Hay que ganar la batalla de las ideas frente a todos. Frente al Leviatán. Los liberales de todos los espectros tenemos que unirnos frente a esto. Está más en juego de lo que creemos, nadie se esperó las Guerras Mundiales y los totalitarismos de Europa de principios de Siglos XX y sin embargo ahí están. Está en nuestra mano hacer que no se repita. Debemos favorecer el comercio libre entre todos los países y ciudadanos. Libertad económica, social y política. Los políticos deben dejar de controlar a toda la población de una vez por todas. Ya vimos en el pasado a qué nos llevó esto. No caigamos de nuevo. Luchemos y ganemos la batalla de las ideas antes de que se convierta en otro tipo de batalla.

www.libertario.es/los-totalitarismos-en-nuestro-seno/

Deja un comentario