Horarios comerciales, mercado laboral y libertad

El tema de los horarios comerciales es una de las grandes batallas de la economía española. La idea de cerrar las tiendas es uno de los mayores disparates económicos que uno pueda hacer. Es reconocer a un grupo de personas, en este caso al pequeño comercio el derecho a prohibir a los demás que trabajen.

Es como si alguien me dijera a mí -que tiendo a levantarme pronto- que entre las 6:00 de la mañana y las 8:00 no puedo trabajar, no puedo leer, no puedo escribir, no puedo pensar porque eso es competencia desleal. Además de ser un disparate económico, tiene que ver con la mala regulación de las relaciones laborales en España, que está en todas partes.

Es sintomático que los españoles comamos todos entre las 14:00 y las 16:00 horas y que a las 16:00 horas cierren las cocinas de la gran mayoría de restaurantes.  Otra vez eso tiene que ver con la regulación del mercado laboral que obliga a turnos, que restringe, que limita, que dificulta. Y curiosamente siendo el campeón del mundo o medalla de plata del paro, tenemos todas estas trabas a la creación de empleo, a la flexibilización de horarios y a la libertad de comercio y empresa, que son libertades económicas básicas.

Hiperregulación

Hay que entender el concepto de la libertad en su máxima expresión. Pero desgraciadamente esto no es un problema únicamente político, apostar por la libertad en España y en otros países tiene un precio. Sobre todo en una economía tan regulada como es la nuestra, donde desde un punto de vista casi profesional, estamos en una situación gremial: donde prácticamente funcionan los gremios.

Aquí se ha intentado hacer una liberalización de los Colegios Profesionales y ha sido imposible porque el partido en el gobierno ha visto que con eso pierde votos, ya que era imposible que los distintos colectivos profesionales les votaran. Y como hubieran abierto el mercado a los Colegios Profesionales y cada uno pudiera ejercer libremente la profesión entonces se les caía el voto. Por tanto drásticamente se cortó esa reforma.

Nosotros que siempre estamos con lo de cambiar nuestro sistema productivo, no hacemos lo elemental: acabar con todos los derechos adquiridos, los intereses creados que siguen latiendo permanentemente y cada vez cuesta más derribarlos. Conclusión: que en nuestro país hay 80 parados por cada vacante y en Reino Unido y Alemania solo 2.

Eso muestra la falta de relación entre la universidad y la empresa. Conozco a Profesores Decanos que, cuando van al mundo de la empresa, se encuentran con que hay una oferta de trabajo que está sin explotar y cuando han sido empleadores en empresas importantes no han encontrado puestos de trabajo y los tienen en la universidad. No casan las ofertas con la demanda de empleo y al final no es que no haya posibilidad de trabajo, es que no hay posibilidad de casar oferta y demanda.

Menos regulación

Hace falta un cambio regulatorio total en este país que se traduzca simple y llanamente en menos regulación. Las relaciones laborales en España no son equiparables a ningún otro país de Europa. Tenemos muchos menos trabajadores que la media europea entre la población potencialmente empleable, tenemos muchos más parados y en lo único que estamos normalizados es en la tercera categoría de las encuestas de empleo que son los inactivos: en España hay menos inactivos que en el resto.

Lo importante es cuanta gente de los potencialmente empleables trabajan en España, o en Italia, o en otros países. De hecho la tasa de paro española, en este aspecto, es un poquito mejor que la italiana, dos puntos mejor. A pesar de eso, la tasa de paro española es mucho mayor que la tasa de paro italiana, porque en España muchos de los desocupados se representan a si mismos como parados, es decir, dicen que están en procesos de búsqueda y disponibilidad.

Paro

Eso revela que hay muchos incentivos en España para estar parado, para agotar los plazos del desempleo… porque hay otro tipo de incentivos y beneficios a los que accedes siempre que estés en una situación de desempleo. Hablar del récord de paro en España es verdad y son datos, pero realmente es la otra parte la que debe preocuparnos más ¿Por qué en España trabajan solo 45 de cada 100 mayores de 16 años y en Holanda 60? Deberíamos estudiar como conseguir eso.

Hoy por hoy Gran Bretaña es el único país donde un partido que gobierna es capaz de decir que vamos a diseñar los incentivos del Estado del Bienestar, de tal manera que siempre merezca la pena trabajar y participar en la fuerza laboral que no hacerlo.

Que sea mejor vivir de tu salario, que de los beneficios sociales es algo que no puedes decir en España, si quieres ganar las elecciones. Todo esto debería cambiar.

Logo-CLUB-de-los-VIERNES-420x420

El Club de los Viernes

Deja un comentario