La situación laboral de la mujer en España

La situación laboral de la mujer en España

La famosa brecha salarial entre hombres y mujeres se explica en gran medida por la cantidad de mujeres que deciden trabajar a tiempo parcial, hay mas factores, pero este es uno de los principales

La situación laboral de la mujer en España

Civismo.org 8 de marzo de 2016

Cada 8 de marzo, el Día de la Mujer Trabajadora nos permite reflexionar sobre los grandes avances que se han producido en las últimas décadas en materia de participación laboral. Civismo quiere enriquecer el debate con las siguientes anotaciones.

La cuota de empleo, en línea con la media europea

De entrada, conviene subrayar que la cuota de empleo femenino sobre el total de la población ocupada es del 46%. Este porcentaje es idéntico a la media europea y demuestra que, a pesar de la crisis, persiste una clara tendencia de feminización del mercado de trabajo.

La tasa de participación evoluciona al alza

Si echamos la vista atrás y comparamos la situación actual con la que tenía España en los primeros compases de la Transición podemos observar que la evolución ha sido muy positiva. En 1.977 nos encontramos con que apenas el 28% de las mujeres entre 25 y 54 años ocupaba un puesto de trabajo en el sector público o privado; hoy, este porcentaje ha subido al 63%.

Las hijas, mejor retribuidas que las madres

Cuando se plantea que existe una gran “brecha salarial” entre hombres y mujeres, conviene desglosar los datos para ajustarlos según franja de edad. Haciendo esta corrección, vemos que el diferencial cae notablemente en las generaciones más jóvenes: 26% entre profesionales de más de 55 años frente a 12% para trabajadores de 25 a 34 años. De hecho, si analizamos este último grupo generacional, encontramos que la “brecha salarial” en España es más baja que la de países nórdicos como Finlandia o Dinamarca.

La “brecha salarial” y la edad de los trabajadores

En fechas señaladas como hoy se suele afirmar equivocadamente que “las mujeres ganan un 20% menos que los hombres a pesar de desempeñar las mismas funciones”. Evidentemente, si esta fuese la situación real, estaríamos ante un escenario intolerable. Sin embargo, esta interpretación de los datos es errónea.
Por un lado, es importante precisar que, de media, los hombres trabajan más horas. De acuerdo con la Muestra Continua de Vidas Laborales, que cruza datos de la Seguridad Social y Hacienda, vemos que los hombres completan anualmente unas 2.334 horas de trabajo frente a las 1.889 de las mujeres, un diferencial del 23,6%. Además, el peso del empleo parcial apenas alcanza el 4% entre los hombres, frente al 26% de las mujeres.

Por otro lado, también hay que explicar que los datos de sueldo medio no comparan a profesionales con el mismo puesto de trabajo, sino que se refieren al conjunto de los ocupados, sin hacer distinciones ni desagregar la muestra para ajustarla según trabajo desempeñado.

Cuando no se consideran estas cuestiones, llegamos a interpretaciones equivocadas. Por tanto, en aras de un debate constructivo, es preciso hacer una valoración serena de los datos, con ánimo de seguir contribuyendo al fortalecimiento del rol de la mujer en el mercado de trabajo.

La discriminación salarial, en perspectiva

El Ministerio de Trabajo realiza de manera rutinaria todo tipo de inspecciones encaminadas a velar por el cumplimiento de la legislación vigente en materia de igualdad. En el capítulo dedicado a la discriminación, la campaña del ejercicio 2013 detectó infracciones en el 1% de los casos analizados. En lo tocante a la discriminación en el acceso al empleo por razón de sexo, el porcentaje fue del 2%.

Estas cifras dejan clara la concienciación generalizada de la gran mayoría del empresariado español en materia de igualdad, con la lamentable salvedad de los episodios puntuales detectados.

Por el empleo femenino (y masculino): menos impuestos

Civismo lleva años trabajando para generar más empleo en España a base de reducir las cargas fiscales que soporta el trabajo. Es importante tener en cuenta que la cotización mínima a la Seguridad Social es seis puntos superior a la media europea (UE-15). Esto nos convierte en el segundo país con las cotizaciones más altas del Viejo Continente, lo cual redunda en un elevado coste de contratación, ya que la empresa asume casi el 60% del mismo.

A esto le debemos sumar el duro impacto que tiene en el bolsillo de los trabajadores la fiscalidad directa e indirecta. Esto supone que los frutos del trabajo se ven reducidos de manera significativa por el peso de los impuestos. En este sentido, el Día de la Liberación Fiscal, calculado año tras año por Civismo, determina que un sueldo medio de 24.000 euros brutos dedica la mitad del año a cumplir con las distintas cargas y gravámenes que le impone el fisco.

Para que mujeres (y hombres) tengan más oportunidades de desarrollar sus carreras profesionales, Civismo defiende una apuesta firme por la rebaja de la presión fiscal que soporta el trabajo.

www.civismo.org/es/investigaciones/informes/la-situacion-laboral-de-la-mujer-en-espana-datos-para-el-debate

Bibliografía

  • Informe Anual de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (2013), Ministerio de Trabajo.
  • Gender Pay Gap Statistics, Eurostat.
  • Encuesta de Población Activa, INE.
  • Gender gaps in Spain: policy and outcomes over the last three decades, Guner, Kaya y Sánchez Marcos.
  • Un marco fiscal para el empleo, Civismo.
  • Día de la Liberación Fiscal 2015, Civismo.

Deja un comentario