Frases de Ayn Rand

Frases de Ayn Rand

Aunque no suscribo todas sus afirmaciones, en general me parecen muy acertadas la mayoría de ellas, aquí una pequeña recopilación

Frases de Ayn Rand

El argumento de la intimidación es una confesión de impotencia intelectual.


El hombre que produce mientras los demás disponen de su producto es un esclavo.


Ningún hombre puede tener el derecho de imponer a otro hombre una obligación no escogida, un deber no recompensado o un servicio involuntario.


Cuando el bien común de una sociedad es considerado como algo aparte y superior al bien individual de sus miembros quiere decir que el bien de algunos hombres tiene prioridad sobre el bien de otros hombres, aquellos consignados en el estatus de animales sacrificados.


La justificación moral del capitalismo yace en es el único sistema consonante con la naturaleza racional del hombre, que protege la superviviencia del hombre como hombre y que su principio gobernante es la justicia.


La menor minoría en la tierra es el individuo. Aquellos que niegan los derechos individuales, no pueden llamarse defensores de las minorías.


Si quisiera hablar con vuestro vocabulario, diría que el único mandamiento moral que tiene el hombre es: Pensarás. Pero un “mandamiento moral” es una contradicción en los términos.

Lo moral es lo escogido, no lo forzado; es lo comprendido, no lo obedecido. Lo moral es lo racional, y la Razón no acepta mandamientos.


Puesto que no existe tal entidad conocida como “el público”, ya que el público es meramente una cantidad de individuos, la idea de que “el interés público” va por encima de los intereses y derechos privados solo tiene un significado: que los intereses y derechos de algunos individuos tienen prioridad sobre los intereses y derechos de los demás.


¡Dios salve al capitalismo de los defensores del capitalismo!


Precisamente quería prevenirle contra el pecado del perdón.


Me pregunta usted: “Exactamente, ¿por qué no cree usted en Dios?” Porque no he encontrado argumento racional que apoye dicha creencia.


Tan sólo existe una forma de depravación humana: carecer de metas.


Aprende a valorarte, lo que significa luchar por tu felicidad.


Quien lucha por el futuro ya lo vive en el presente.


Cuando digo “Capitalismo”, quiero decir Capitalismo completo, puro, incontrolado, no regulado, laissez faire. Con una completa separación del Estado y de la economía del mismo modo y por las mismas razones por las que existe separación entre el Estado y la Iglesia.


No hay nada que pueda quitar la libertad a un hombre salvo otros hombres. Para ser libre, un hombre debe ser libre de sus hermanos.


Es fácil ver cómo donde hay sacrificios, alguien los está recogiendo. Donde hay servicio, alguien está siendo servido. El hombre que te habla de sacrificios está hablando de esclavos y amos, e intenta ser el amo.


No puede haber semejante cosa, en las leyes o en la moralidad: Acciones prohibidas a un individuo y permitidas a una muchedumbre.


Los Derechos Individuales son los medios de subordinación de la sociedad a la ley moral.


El anarquismo, como concepto político, es una ingenua abstracción flotante: Por todas las razones citadas, una sociedad sin un gobierno organizado estaría a los pies del primer criminal que se presentase, que la precipitaría en el caos de las guerras de bandas.

Pero la posibilidad de la inmoralidad humana no es la única objeción a la anarquía: Incluso una sociedad en la cual todos sus miembros fuesen completamente racionales e impecablemente morales, no podría funcionar en una situación de anarquía; es la necesidad de leyes objetivas y el arbitrio de desacuerdos honestos entre los hombres el que necesita del establecimiento de un gobierno.


Dios… Un ser cuya única definición es que está más allá de de la capacidad de la mente humana para ser comprendido.


Elegiré amigos entre los hombres, pero no esclavos ni amos. Elegiré sólo a los que me plazcan, y a ellos amaré y respetaré, pero no obedeceré ni daré órdenes. Y uniremos nuestras manos cuando queramos, o andaremos solos cuando lo deseemos.


La fuerza y la mente son opuestas. La moralidad termina donde empieza la pistola.


El capitalismo no meramente “práctico”, sino que es el único sistema moral de la historia.


La ambición de poder es una mala hierba que sólo crece en el solar abandonado de una mente vacía.


Los hombres sólo pueden tratar entre sí de dos formas: Armas o Lógica. Fuerza o Persuasión. Aquellos que saben que no pueden ganar utilizando la lógica, siempre han acabado por recurrir a las armas.


Toda interferencia gubernamental en la economía consiste en conceder un beneficio no ganado, extraído por la fuerza, a algunos hombres a expensas de otros.


¿Cuál es el principio básico, el esencial, el crucial, que diferencia libertad de esclavitud? Es el principio de acción voluntaria frente a la coerción física u obligatoriedad.


Felicidad es ese estado de consciencia que procede del logro de los propios valores.


Incluso si la contaminación fuese un riesgo para la vida humana, debemos recordar que la vida en la Naturaleza, sin tecnología, es un matadero al por mayor.


Piedad por el culpable es traición al inocente.


No hay diferencia entre comunismo y socialismo, excepto en la manera de conseguir el mismo objetivo final: el comunismo propone esclavizar al hombre mediante la fuerza, el socialismo mediante el voto. Es la misma diferencia que hay entre asesinato y suicidio.


Mantener una juventud que no se marchita es alcanzar al final de la vida la visión con la que empezó.


Un inventor es un hombre que pregunta “¿Por qué?” al Universo y no permite que nada se interponga entre la respuesta y su mente.


Conocer los propios deseos, su significado y sus costes, requiere la más alta virtud humana: Racionalidad.


Es el mercado libre el que hace imposibles los monopolios.


La Felicidad es un estado de alegría sin contradicciones. Es posible sólo para el hombre racional, el hombre que sólo desea objetivos racionales, sólo persigue valores racionales y sólo encuentra su alegría en acciones racionales.


El poder económico se ejerce a través de lo positivo, ofreciendo a los hombres una recompensa, un incentivo, un pago, un valor. El poder político se ejerce a través de lo negativo, por la amenaza de castigo, daño, encarcelamiento y destrucción. Las herramientas del hombre de negocios son los valores, la herramienta del burócrata es el miedo.


¡Que el Dios que has inventado te perdone!


El dinero es tu medio de supervivencia. El veredicto que pronuncies sobre tu fuente de subsistencia es el veredicto que pronuncies sobre tu vida.

Si la fuente está corrupta, has maldecido tu propia existencia. ¿Has conseguido tu dinero mediante fraude? ¿Comerciando con los vicios o la estupidez de los hombres? ¿Sirviendo a necios, en la esperanza de conseguir más de lo que merece tu habilidad? ¿Rebajando tus estándares? ¿Haciendo trabajo que desprecias para compradores de los que te burlas? Si es así, entonces tu dinero no te dará ni un momento ni un céntimo de alegría. Entonces, todas las cosas que compres se convertirán no en un tributo hacia ti, sino en un reproche; no un logro, sino un recordatorio de vergüenza.


Nunca te irrites con nadie cuando te diga la verdad.


¿Investigación científica libre? El segundo adjetivo es redundante.


Una sociedad que roba a un individuo el producto de su esfuerzo…No es estrictamente hablando una sociedad, sino una revuelta mantenida por violencia institucionalizada.


Lo mismo que los hombres con ambición por valores materiales no escarban en el basurero municipal, sino que se aventuran en montañas solitarias en busca de oro -los hombres con ambición por valores intelectuales no se sientan en su patio trasero, sino que se aventuran en busca de de los elementos más nobles, más puros y más costosos.

Yo no disfrutaría del espectáculo de Venbenuto Cellini haciendo tartas de barro.


El capitalismo ha creado los mayores estándares de vida jamás conocidos en el mundo. La evidencia es incontrovertible. El contraste entre Berlín Occidental y Oriental es la demostración definitiva, como un experimento de laboratorio a la vista.

Aún así los que más alto proclaman su deseo de eliminar la pobreza son los que más alto denuncian el capitalismo. El bienestar humano no es su objetivo.


Si los trabajadores luchan por mayores sueldos, se claman como “beneficios sociales”, si los empresarios luchan por mayores beneficios, esto es condenado como “avaricia egoísta”.


El Capitalismo ha sido el único sistema de la historia en el cual la riqueza no se ha adquirido mediante saqueo, sino mediante producción, no por la fuerza, sino mediante el comercio, el único sistema que ha defendido el derecho de los hombres a su propia mente, a su trabajo, a su vida, a sí mismos.


En una sociedad capitalista, todas las relaciones humanas son voluntarias. Los hombres son libres para cooperar o no, para llegar a acuerdos o no, como dicten sus propias convicciones, juicios e intereses individuales.


Un místico es un hombre que ha rendido su mente en su primer encuentro con las mentes de otros.

En algún momento de su lejana infancia, cuando su propia comprensión de la realidad chocó con las afirmaciones de otros, con sus órdenes arbitrarias y demandas contradictorias, cedió ante un miedo tan profundo a la independencia que le hizo renunciar a su facultad racional.


Soy una atea intransigente, pero no una atea militante. Esto significa que abogo por la Razón sin compromisos de ningún tipo y que lucho a favor de la Razón, no contra la religión.

Debo también mencionar que respeto a la religión en sus aspectos filosóficos, en el sentido en que representa una forma temprana de religión.


Realmente, si quiero resumir mi actitud hacia la cuestión de Dios, es esta: Por todo lo que sé, la definición de Dios es “lo que la mente humana no puede entender”.

Siendo una racionalista, de mente literal, y creyendo que es una obligación moral el creer realmente lo que uno dice, tomo literalmente la palabra a los que dan esta definición, estoy de acuerdo con ellos y les obedezco: No lo entiendo.


Las definiciones son las guardianas de la racionalidad, la primera línea de defensa contra el caos de la desintegración mental.


Sea cual sea su futuro, en el amanecer de sus vidas los hombres buscan una noble visión de la naturaleza del hombre y del potencial de la vida.


Tener miedo a enfrentarse a un hecho es temer que lo peor es verdad.


Ningún concepto que el hombre forme es válido a menos que se integre sin contradicción en la suma de su conocimiento.


El hombre (cada hombre) es un fin en sí mismo, no el medio para los fines de otros. Debe existir por su propio esfuerzo, sin sacrificarse a otros ni sacrificar a otros para sí mismo. La búsqueda de su propio interés racional y de su propia felicidad es el más alto propósito moral de su vida.


No digas que tienes miedo de confiar en tu mente porque sabes tan poco. ¿Estás más seguro abdicando ante los místicos y descartando lo poco que sabes? Vive y actúa dentro de los límites de tu conocimiento, y continúa expandiéndolo hasta el fin de tus días. Redime tu mente de la casa de empeños de la autoridad.

Acepta la verdad de que no eres omnisciente, pero que convertirte en un zombi no te dará omnisciencia- que tu mente es falible, pero abandonarla no te dará infalibilidad- que un error al que hayas llegado tú mismo es más seguro que diez verdades aceptadas por la fe, porque el primero te deja con los medios para corregirlo, pero las segundas destruyen tu capacidad para distinguir la verdad del error.


Para decir: “Yo te quiero”, uno debe saber primero como pronunciar el “Yo”.


Se ha forzado al hombre a aceptar el masoquismo como ideal, bajo la amenaza de que el sadismo es la única alternativa. Este es el mayor fraude jamás perpetrado sobre la Humanidad.

Este es el artificio por el cual la dependencia y el sufrimiento se han perpetuado como los fundamentos de la vida. La elección no es auto-sacrifico o dominación. La elección es independencia o dependencia. El código del creador o el código del que vive de prestado. Este es el asunto primordial, y se basa en la alternativa entre la vida y la muerte.


La maldad del mundo se hace posible sólo por la sanción que tú le das.


Un deseo presupone la posibilidad de la acción necesaria para su logro, Una acción presupone un objetivo digno de ser alcanzado.


El dinero no comprará la felicidad a quien no sabe que desea.


Cuando el dinero deje de ser la herramienta mediante la cual los hombres se relacionan entre sí, los hombres mismos se convertirán en herramientas de otros hombres.


No existe ningún trabajo despreciable, sino tan sólo personas despreciables a quienes no les interesa hacerlo.


Una cultura se hace -o se destruye- por sus voces más articuladas.


Observe como, en política, el término “extremismo” se ha convertido en un sinónimo de “malvado”, independientemente del contenido del asunto (lo malvado no es aquello sobre lo que se sea extremo, sino el mero ser “extremo”, esto es, consistente).


El avance de la maldad es el síntoma de vacío. Siempre que la maldad gana, es sólo por ausencia de oposición: Por el fracaso moral de aquellos que evaden el hecho de que no puede haber compromiso en principios básicos.


La peor maldad que puedes hacer, psicológicamente, es reírte de ti mismo. Eso significa escupir en tu propia cara.


La fiesta del día de Acción de Gracias es una típica fiesta Americana… La opípara comida es un símbolo del hecho de que el consumo abundante es el resultado y el premio de la producción.


¿Qué es la grandeza? Contestaré: Es la capacidad de vivir de acuerdo a los tres valores fundamentales de John Galt: Razón, Propósito y Autoestima.


Ningún ser humano tiene el derecho de iniciar el uso de la fuerza contra otro.


Amor es nuestra respuesta a nuestros más altos valores.


No considere a los colectivistas como “idealistas sinceros pero engañados”. La propuesta de esclavizar a algunos hombres por el bien de otros no es un ideal; la brutalidad no es “idealista”, no importa cuál sea su propósito. Nunca diga que el deseo de “hacer bien” por la fuerza es un buen motivo. Ni la impetuosidad ni la estupidez son buenos motivos.


¿Por qué siempre nos enseñan que lo fácil y malvado es hacer lo que queremos y que debemos disciplinarnos para reprimirnos a nosotros mismos? Es la cosa más difícil del mundo: Hacer lo que queremos. Y necesita del más elevado tipo de coraje. Quiero decir, lo que realmente queremos.


Defendemos el capitalismo porque es el único sistema orientado hacia la vida de un ser racional.


La racionalidad es el reconocimiento del hecho de que la existencia existe, de que nada puede alterar la verdad, y de que nada puede ser más importante que el acto de percibirla, que se llama pensamiento…


Todas las razones que hacen que el inicio de fuerza física sea un mal absoluto, hacen que el uso defensivo de la fuerza sea un imperativo moral. Si una sociedad “pacifista” renunciase al uso defensivo de la fuerza, quedaría indefensa a merced del primer matón que decidiese ser inmoral.


La línea del horizonte de Nueva York es un monumento de esplendor al que pirámides o palacios jamás podrán igualar ni aproximarse.


Para vivir el hombre debe actuar

Pero para actuar, debe tomar decisiones.

Para tomar decisiones, debe definir un código de valores

Para definir un código de valores debe saber qué es y dónde está -esto es, debe conocer su propia naturaleza (incluyendo sus medios de conocimiento) y la naturaleza del universo en el cual actúa- esto es, necesita metafísica, epistemología y ética, lo cual significa filosofía.

No puede escapar de esta necesidad, su única alternativa es que la Filosofía que guía su vida sea escogida por su mente o por la casualidad.


¿No nos habían hablado siempre de lo vicioso de la competición por beneficios, donde los hombres tienen que competir por ver quien hace un trabajo mejor que sus compañeros?

Muy vicioso, ¿verdad? Bien, tendrían que haber visto como era cuando todos nosotros teníamos que competir por ver quién hacía el peor trabajo posible.

No hay forma más segura de destruir a un hombre que forzarlo a estar en un puesto donde su objetivo deba ser no hacer las cosas lo mejor que sepa, donde debe luchar por hacer un mal trabajo, día tras día. Eso acabará con él con él más rápido que el alcoholismo o la vagancia.


Empezaré haciendo algo muy impopular, algo que no encaja en las modas intelectuales de hoy en día, y que, por lo tanto, es “anti consenso”: Empezaré por definir los términos que emplee, para que así sepa usted de qué estoy hablando….


El Capitalismo no es un sistema del pasado; es el sistema del futuro, si es que la Humanidad va a tener algún futuro.


Veo al novelista como a una combinación de detector de metales y orfebre. El novelista debe descubrir el potencial, la mina de oro, del alma del hombre, debe extraer el oro y entonces crear una corona tan magnífica como su habilidad y su visión se lo permitan.


La abundancia de América no fue creada por sacrificios públicos al bien común, sino por el genio productivo de hombres libres que siguieron sus propios intereses personales y la creación de sus propias fortunas privadas. Ellos no hicieron pasar hambre al pueblo para pagar por la industrialización de América.

Ellos dieron al pueblo mejores trabajos, salarios más altos y bienes más baratos con cada nueva máquina que inventaron, con cada descubrimiento científico, con cada avance tecnológico. Y así, el país completo se movió hacia delante, beneficiándose, no sufriendo, en cada paso del camino.


El arte da al hombre la experiencia de vivir en un mundo donde las cosas son como deberían ser. Esta experiencia es de crucial importancia para él: Es su salvavidas psicológico.

Dado que la ambición del hombre no tiene límite, dado que su búsqueda y logro de valores es un proceso que dura toda la vida -y cuanto más elevados los valores, más dura es la lucha-, el hombre necesita un momento, una hora, cierto período de tiempo en el cual pueda experimentar el sentido de su tarea terminada, el sentido de vivir en un Universo donde sus valores hayan sido exitosamente realizados.

Es como un descanso, un momento de repostar combustible mental hacia nuevos logros. El Arte le da este combustible, un momento de alegría metafísica, un momento de amor por la existencia. Como un faro, alzado sobre los oscuros cruces de caminos del mundo, diciendo “Esto es posible”.


El valor económico del trabajo de un hombre está determinado, en un mercado libre, por un solo factor: El consentimiento voluntario de aquellos con la voluntad de comerciar con él a cambio de sus productos o de su trabajo.


Quien maldice el dinero lo ha obtenido de manera deshonrosa, pero quien lo respeta se lo ha ganado honradamente.


La necesidad del creador viene antes que la necesidad de cualquier posible beneficiario. Aún así todo, se nos ha enseñado a admirar al que reparte dádivas que no ha producido por encima de aquel que hace posibles las dádivas. Elogiamos un acto de caridad. Nos encogemos de hombros ante el éxito del productor.


No soy primariamente una defensora del Capitalismo, sino del Egoísmo; y no soy primariamente una defensora del Egoísmo, sino de la Razón. Si uno reconoce la primacía de la razón y la aplica consistentemente, todo lo demás viene por descontado. Esto, la supremacía de la Razón, era, es y será el principal interés de mi trabajo, y la esencia del Objetivismo.


Juro por mi vida y por mi amor por ella, que nunca viviré para otro hombre, ni pediré a otro hombre que viva para mí.


El arte es una recreación selectiva de la realidad de acuerdo con los valores y juicios metafísicos del artista.


Si la esclavitud física es repulsiva, ¿Cuánto más repulsivo es el concepto de la esclavitud espiritual? El esclavo conquistado conserva un vestigio de honor. Tiene el mérito de haber resistido y de considerar su condición como un mal. Pero el hombre que se esclaviza a sí mismo voluntariamente en nombre del amor es la criatura más despreciable. Ese hombre degrada la dignidad del hombre y degrada el concepto de amor. Pero esta es la esencia del altruismo.


El altruismo es la doctrina que exige que el hombre viva para los demás y coloque a los otros sobre sí mismo.


Se nos ha enseñado que el ego es sinónimo de mal y el altruismo el ideal de la virtud. Pero mientras el creador es egoísta e inteligente, el altruista es un imbécil que no piensa, no siente, no juzga, no actúa. Esas son funciones del ego.


El hombre no puede sobrevivir, salvo mediante su propia mente. Llega desarmado a la Tierra. Su cerebro es su única arma.

 

 

Deja un comentario