La desigualdad es parte del Sistema que eleva los estándares de vida de todos

Angus Deaton: “la desigualdad es parte de un Sistema que eleva los estándares de vida de todos”

La desigualdad no implica pobreza, la desigualdad solamente implica que los resultados son diferentes entre unos ciudadanos y otros.

Éstos resultados serán muy diferentes, aunque las condiciones iniciales sean idénticas, ya que en ausencia de rodillo estatal que impida a los ciudadanos prosperar, cada persona obtendrá los resultados que genere su talento, su trabajo, su suerte, sus ganas de innovar, el momento histórico, su ahorro, y un largo etcétera.

La desigualdad solo es un indicador IRRELEVANTE

 

Angus Deaton: “la desigualdad es parte de un Sistema que eleva los estándares de vida de todos”

Martin Krause 23 enero 2016

El premio Nobel en Economía analiza la desigualdad de ingresos en su libro “The Great Escape”, con un enfoque bien diferente al de Piketty. Por ejemplo:

“Si bien la desigualdad no es particularmente bienvenida por sí misma, es parte de un sistema que eleva los estándares de vida de todos”.

Y presenta este ejemplo:

“Una buena analogía es cuando los padres se cansan de los cuartos permanentemente desordenados de los hijos y deciden recompensar el orden vinculando su ‘mensualidad’ al estado de sus dormitorios. Estos esquemas típicamente logran que la casa sea más habitable, que los padres estén menos irritables y los hijos más al tanto de los placeres de un cuarto ordenado. Sin embargo, también hay peligros. Si un hijo responde más a los incentivos que los otros, o uno es naturalmente más ordenado sin importar los incentivos, las mensualidades que inicialmente eran iguales serán pronto bien desiguales. En una familia ideal, todos los hijos mantendrían sus dormitorios perfectamente limpios y recibirían sus mensualidades completas.

El mundo real

En familias reales, como en economías reales, incentivos más profundos significan más desigualdad. Algunos padres pueden pensar que esto no es un problema; cada hijo, después de todo, tiene una perfecta igualdad de oportunidades y debe aprender a vivir con las consecuencias de sus decisiones. Otros padres pueden simpatizar más, entender que cada hijo tiene distintas habilidades para ser ordenado y que todos cometen errores de tanto en tanto; y pueden compartir la idea de sus hijos que la nueva desigualdad es injusta. La igualdad de oportunidades no garantiza resultados que sean transparentemente justos.

Si el esquema de incentivos familiares se mantiene por cierto tiempo, la desigualdad puede aumentar aún más si los hijos ahorran parte de sus mensualidades. Incluso si todos los hijos ahorran la misma proporción de sus mensualidades, alguno está agregando más a su riqueza que los otros, y será más rico que los demás. El ahorro va a enfatizar la desigualdad en las mensualidades, y la desigualdad en la riqueza pronto superará por mucho a la desigualdad en los ingresos.

Esta profundización de la desigualdad será aún mayor si los hijos que estén naturalmente inclinados a ser ordenados, son también los que están naturalmente inclinados a ahorrar para el futuro. En la sociedad esas mismas fuerzas funcionan si aquellos que están más orientados al futuro y tienen más auto-control, son los mismos que se benefician de una mayor educación y es más probable que acumulen riqueza, a partir de sus ingresos basados en esa educación. Existe un profundo conflicto entre incentivos y desigualdad, en las familias y en los países.”

http://bazar.ufm.edu/angus-deaton-la-desigualdad-es-parte-de-un-sistema-que-eleva-los-estandares-de-vida-de-todos/

Deja un comentario