Así fue la esperpéntica ‘cabalgata roja’ de Valencia en 1937 que ha recuperado Ribó

Así fue la esperpéntica cabalgata roja de Valencia en 1937 que ha recuperado Ribó

La cabalgata roja del año 1937 no tenía nada que ver con la libertad, mas bien con la imposición ideológica.

La cabalgata exibía imágenes de Stalin y toda la iconografía comunista de la época, teniendo en cuenta la sangrienta historia del comunismo, esta cabalgata roja se podría haber llamado la cabalgata de la muerte, pero no era un nombre tan atractivo

Así fue la esperpéntica ‘cabalgata roja’ de Valencia en 1937 que ha recuperado Ribó

Elentir 4 enero 2016

Ayer el alcalde izquierdista de Valencia, Joan Ribó, recibió en el ayuntamiento a una “cabalgata laica y republicana”, encabezada por tres “magas” llamadas Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Una curiosa ‘tradición’ que sólo se llevó a cabo una vez

Se ha informado que este evento corresponde a una “tradición” republicana, pero la verdad es que sólo se celebró una vez, en la mañana del domingo 10 de enero de 1937, así que de tradición no tiene nada. Además de ello, cabe preguntarse si recuperar ese evento es una buena idea, si aquella iniciativa es asumible por los valencianos de hoy en día, y si sería presentable en un país democrático un espectáculo como el que se dio aquella mañana de 1937 en las calles de Valencia.

La ‘cabalgata roja’ surgió de la prohibición de la cabalgata de Reyes

La cabalgata roja se llevó a cabo porque al trasladarse el gobierno republicano a Valencia a finales de 1936, el presidente socialista Largo Caballero prohibió la cabalgata de los Reyes Magos por tratarse de una fiesta religiosa. Es un paradoja que el ahora alcalde de Valencia reanude este esperpento invocando la palabra “libertad”, cuando la cabalgata roja no surgió de la libertad, sino de la imposición y la prohibición. Como suprimir la cabalgata de Reyes, sin más, habría provocado bastantes disgustos, el gobierno republicano decidió sustituirla por una “Semana Infantil” que incluía, como las fiestas navideñas, una cabalgata festiva y regalos para los niños. Pero los parecidos se acababan ahí. La nueva cabalgata la organizó el Ministerio de Instrucción Pública, en manos del comunista Jesús Hernández Tomás. El Ministro no se cortó a la hora de que su partido, el PCE, se apropiase de la cabalgata en todos los sentidos.

Un busto del socialista Largo Caballero y una carroza de homenaje a la URSS

El Abc de Madrid, incautado por el gobierno republicano y subtitulado como “Diario republicano de izquierdas”, informó de la cabalgata en estos términos el lunes 11 de enero de 1937: “Algunos de los niños obsequiados estos días iban en la cabalgata llevando banderas y carteles con inscripciones de gratitud al pueblo y al Gobierno.”

“Abría marcha una sección de Guardia municipal montada, en traje de gala. A continuación, un gran busto de Largo Caballero, con un saludo del pueblo al jefe del Gobierno; niños con ramos de flores, ofrenda de los jardines valencianos; la bandera nacional escoltada por 70 milicianos (…) “varias carrozas, destacándose una que era una cada de la que salía una cabeza de Franco” (…) otra de homenaje a Rusia, que era un gigantesco soldado y un grupo de niños que simbolizaban la gratitud de éstos hacia el pueblo ruso y, finalmente, una alegoría de la República y niños que entonaban diversos cánticos.”


Una banda de música formada por milicianos en la cabalgata roja (Foto: Archivo Rojo)

Es curioso ver que en aquella cabalgata roja iban policías, milicianos y una representación de un soldado ruso, pero ahora Ribó ha prohibido la presencia de la Policía y del Ejército en la cabalgata de los Reyes Magos. Debe ser que si sustituimos a los policías y a los milicianos comunistas por policías y militares de un Estado democrático, a Ribó ya no le agrada la cosa.

La cabalgata incluía una efigie del dictador y genocida soviético Stalin

La revista “Crónica”, en su número de 17 de enero de 1937, daba más detalles sobre la composición de la cabalgata roja:

“Abrió marcha una Sección de motoristas.
A continuación, sesenta milicianos con bandas de música y cometas.
Una miliciana a caballo.
Todas las banderas de las organizaciones políticas y sindicales.
Figura simbólica de España, representada por una joven amazona, que hacía ondear la bandera de la República e iba escoltada por otros sesenta milicianos, con otra banda de música.”

Es decir, muchos milicianos, banderas de partidos y sindicatos -de izquierdas, claro- pero nada de Reyes Magos. Otro punto de la crónica coincide con lo informado por Abc unos días antes:

“Después desfiló la segunda carroza monumental, inspirada en el agradecimiento de España a la República soviética. Destacaba la figura gigantesca de un soldado ruso, ante el que descendía una escalinata repleta de niños. Los adornos que formaban las barandillas de esta escalinata eran grandes letras que decían U.R.S.S.

“Libertad, Igualdad y Fraternidad”

Es curioso: se retoma ahora esta fantochada con el lema de “Libertad, Igualdad y Fraternidad”, cuando dicha cabalgata se inició entre homenajes a un régimen totalitario. Y los homenajes no se limitaron a mencionar a la URSS y a mostrarle agradecimiento. “Crónica” mostraba una de las efigies que desfilaron en la cabalgata roja, la del brutal dictador soviético Stalin, uno de los más grandes genocidas del siglo XX:

En su número del 20 de enero de 1937, la revista “Mundo Gráfico” publicó más imágenes. Vemos, por ejemplo, a niños haciendo el saludo puño en alto de socialistas y comunistas:

Vemos también la carroza de homenaje a la URSS de la que había informado “Crónica”:

Fotos

En el Archivo Rojo, cuyos fondos están ahora disponibles en la web del Ministerio de Educación, también se pueden encontrar más fotos de esa cabalgata roja. Vemos, por ejemplo, una pancarta de “niños antifascistas” evacuados de Madrid y El Escorial:

En otra foto vemos uno de los pasos de la cabalgata roja, ridiculizando a curas, banqueros, militares y falangistas:

En la siguiente imagen vemos a niñas con flores escoltando la bandera del Partido Comunista:

Y aquí milicianos portando un enorme retrato del presidente del Gobierno republicano, el socialista Francisco Largo Caballero:

El esperpento se completaba con una alegoría de la República puño en alto y con una gran estrella roja a sus espaldas:

Christopher H. Cobb, en su estudio “El Agit-Prop Cultural en la Guerra Civil”, publicado por la Universidad de Kingston, comenta lo publicado por el periódico anarquista valenciano “Fragua Social”, de la CNT, en su número del 13 de enero de 1937, a modo de queja sobre la instrumentalización comunista de la cabalgata: “Bandas de música a granel. La Internacional a todo pasto.”

¿Es esto lo que quiere recuperar Joan Ribó? ¿Es este espectáculo totalitario lo que quiere poner en el lugar de la fiesta cristiana de los Reyes Magos?

www.outono.net/elentir/2016/01/04/asi-fue-la-esperpentica-cabalgata-roja-de-valencia-en-1937-que-ha-recuperado-ribo/

Deja un comentario