Informe PISA: Enanos intelectuales y monstruos de la razón

Informe PISA: Enanos intelectuales y monstruos de la razón

La enseñanza universitaria genera enanos intelectuales, como podemos ver a diario entre nuestra clase política.
Tiene un coste por alumno de 9.353 euros al año, mientras que el alumno solo paga directamente una pequeñísima parte de ese coste, poco mas de 1.200 €/año.
Este elevado coste de la educación, no se corresponde con la calidad de la enseñanza que reciben los alumnos, mas bien parece, que reciben la calidad educativa que pagan de su bolsillo, en vez del coste total.
La educación especialmente la universitaria tendría que ser completamente libre y privada, sería realmente muy fácil hacerlo, pero obligaría a los políticos a perder una poderosa arma para adoctrinar a la población, a la que no están dispuestos a renunciar así como así.

Informe PISA: Enanos intelectuales y monstruos de la razón

Israel Alonso Gómez 02/12/2015
En este circo que venimos llamando España hace tiempo que nos empeñamos en regar a los enanos para que crezcan, poniéndole tanto empeño a esta labor, o saña según se mire, que incluso a veces lo llegamos a conseguir como si de una mala copia del Dr. Frankenstein se tratara, de forma que algunos de esos enanos llegan a crecer en entidad propia que no en altura intelectual. Lo del enanismo de la altura intelectual lo certifica no sólo la historia política más reciente de nuestro país, sino que para mayor escarnio y de manera repetida lo certifican los informes de la OCDE y los informes PISA.

Fue bastante chusco y clarificador, sobre el magnífico papel que desempeña el Estado en la educación, un informe de la OCDE hará poco más de un año, allá por principios de julio, que señalaba de manera llamativa que el nivel de competencias de los titulados japoneses de secundaria superior es más o menos igual que el de los graduados universitarios españoles. Lo que, dicho de otro modo, significa que nuestros universitarios saben tanto como un niño japonés.

La cosa pinta tan mal que la OCDE calificaba la situación de España, y lo sigue haciendo como cualquier persona con dos dedos de frente, de alarmante. Y es que vez tras vez la comprensión lectora, la lectura crítica, la capacidad de cálculo y la resolución de problemas de los estudiantes españoles, esos que son líderes en fracaso y en abandono, deja mucho que desear. Tanto que tenemos universitarios con un nivel intelectual a la altura de un escolar japonés.

Nuestros alumnos tienen, incluso, problemas para buscar fuentes en Internet

Y claro, para más INRI el último informe PISA termina de remachar el clavo del ataúd de la enseñanza en España, convertida en reeducación política para mayor provecho de nuestros políticos y burócratas. Si ya son habituales los informes PISA en los que se certificaba el bajo nivel de nuestro sistema de enseñanza, en los que se suspendía en todas las materias, en este caso han hecho sangre de algo que por otra parte era de esperar y casi denota hasta un cierto grado de sadismo por analizarlo, aunque es de agradecer el que lo pongan de relieve por su importancia, y me refiero a la economía. La conclusión es que no sólo tenemos universitarios con un nivel intelectual de niños, sino que además apenas saben algo de economía porque, entre otras cosas, lo que se les enseña es poco y malo.

Por ejemplo apenas uno de cada seis sabe diferenciar entre lo que se necesita y lo que se quiere, o reconocer documentos corrientes como una factura, o tomar decisiones sencillas sobre gasto cotidiano. Y es que una vez más la media española en este caso vuelve a quedar por debajo de la media de la OCDE.

OCDE

Pero lo que más llama la atención no es esto, porque oigan, tampoco hay ser un lince para concluir que nuestros educandos son unos zotes en la cuestión económica a tenor de los espectáculos circenses de nuestros políticos, sino que los alumnos en España quedan por debajo de la media de la OCDE en lectura y resolución de problemas online, que implica saber navegar y buscar fuentes en Internet o elaborar tablas de datos y gráficos desde el ordenador. Es decir, que para nuestros alegres muchachos el ordenador se ha convertido en la nueva “caja tonta”, al igual que para sus padres lo fue y sigue siendo la televisión.

Un sistema de enseñanza que solo aspira a la reeducación política

Así que con un sistema de enseñanza convertido en reeducación política, tan demostradamente fracasado como caro, en el que el último informe del Ministerio de Educación revela que nos cuesta cada alumno 9.353 euros al año (780 euros/mes), que hace que tengamos universitarios con el mismo nivel intelectual que los niños, que no sepan usar los ordenadores como una herramienta más en sus vidas, y que no tengan básicamente ni idea de economía, es normal que precisamente ahí, en la universidad, tenga su germen y su fuerza un movimiento político populista demagógico, inspirado en el chavismo y liderado por comunistas.

No es de extrañar en definitiva que los rojos, azules, naranjas y morados tengan gran predicamento en parte de la universidad y de la población de una España arruinada intelectualmente por la misma canalla política que ha perpetrado una ingeniería social cuyo único fin es el de apuntalar un sistema partitocrático al servicio de unas élites extractivas. “Todo por el Estado a costa del pueblo” es el lema de este Despotismo Desilustrado Democrático que padecemos. No es de extrañar tampoco, por lo tanto, que tenga tanto éxito y aceptación un espectáculo delirante como el debate que pudimos ver el pasado lunes, entre los candidatos del establishment político, en un alarde de auténtico insulto a la inteligencia de los españoles. Fuegos de artificio, sombras chinescas y palabras de digestión suave para espectadores poco exigentes.

Los enanos pueden terminar convirtiéndose en monstruos

Los actuales movimientos populistas demagógicos, de características esencialmente religiosas que se identifican con casi todos los partidos políticos en la actualidad, se curan con el conocimiento, el uso de la razón y la prosperidad. Desgraciadamente en España carecemos de todo ello en este momento, estando gobernados por un partido con tres tesoreros imputados por corrupción, con el principal partido de la oposición condenado en firme por financiación ilegal, y lo que te rondaré morena, y los mal llamados partidos emergentes con salpicaduras por corrupción e irregularidades manifiestas que los hacen parecer tan viejos y casposos como sus matrices políticas. Así que mucho cuidado con lo que hacemos, ya que los enanos se pueden terminar convirtiendo en monstruos… y no podemos permitir que nos gobiernen ni enanos intelectuales ni monstruos de la razón.

www.decisioneconomica.com/tribuna-libre/02/12/2015/informe-pisa-enanos-intelectuales-y-monstruos-de-la-razon/

Deja un comentario