Pobreza mental y pobreza energética

Pobreza mental y pobreza energética

¿Quieren los políticos que aumente la pobreza energética? Si no quieren que aumente, ¿por qué se oponen al fracking? Seguramente porque los políticos no tienen ni idea de qué es el fracking, ni qué implicaciones tiene esta técnica de extracción, no saben si tiene ventajas o inconvenientes, solo saben que a los ecologistas no les gusta este tipo de extracción.

Pobreza mental y pobreza energética

Arturo Taibo 20 – Noviembre – 2015

 

frackingdiagram

En la comunidad autónoma del Principado de Asturias viven 1.050.000 personas. De ellas sólo trabajan 350.000, sí han leído bien, sólo 350.000 de 1.050.000, o dicho de otro modo:

En Asturias de cada 3 personas, sólo una trabaja.

En Asturias hay 90.000 parados registrados (93.000 según la EPA).

Pues bien, con estos datos… ¿A qué se dedican los bien pagados 45 diputados de la Junta General del Principado de Asturias? Pues a esto:

La Junta General del Principado vota en contra del fracking.

Curiosamente hace unas semanas hubo en Oviedo una conferencia sobre el fracking. Por supuesto los diputados asturianos tienen cosas más importantes que hacer que acudir a conferencias de ingenieros sobre el fracking , por lo menos los de la izquierda. Y también los de la “nueva derecha”:

La postura de Prendes, ahora en las filas de Ciudadanos (antes estaba en UPyD), ha variado considerablemente al apoyar sin fisuras la iniciativa de Podemos contraria al fracking. «En Ciudadanos somos contrarios al fracking por los efectos medioambientales, que aún no han sido desmentidos» dijo, al tiempo que habló de «preocupación social» y de «riesgos». Por ello se mostró partidario de una moratoria en los procedimientos de investigación y licencias para ese tipo de explotaciones.

¿Cómo se desmienten los no existentes efectos medioambientales?

¿Qué tiene que ver la “preocupación social” con una técnica extractiva?
Pero sobre todo:

¿Cómo se puede hablar de riesgos medioambientales del fracking en una región en la que durante décadas, y todavía actualmente, se dinamitan y extraen del subsuelo centenares de miles de toneladas de rocas y carbón al año?

La postura del PSOE también es claramente contraria, alegando supuestos informes y daños medioambientales. Espero que no sean alguno de los videos fake que circulan por internet.

El debate es simplemente absurdo. En USA hay cientos de miles de pozos que usan el fracking y la técnica no es ninguna novedad, lleva utilizándose desde hace décadas. ¿Dónde están esos daños medioambientales?

Pero es que además, decir eso en Asturias donde se remueven cientos de miles de toneladas de rocas a base de dinamita y maquinaria pesada a profundidades de entre 300 y 600 metros o a cielo abierto… ¡¡Y que además son subvencionadas!!!!

Extracción minera

Decir eso en Asturias, donde están  dos de las ciudades más contaminadas de Europa.  En fin, ya se sabe lo que es la política.

¿Por qué esta oposición al fracking?

Básicamente los políticos no tienen ni idea, simplemente los ecologistas han dicho que es muy malo y ellos no tienen intención de hacerles frente (ni de perder votos).

El ecologismo (y quiero decir el ecologismo de Greenpeace, Ecologistas en Acción…), es una ideología profundamente anticapitalista y antioccidental.

Básicamente lo que pretenden los ecologistas es la desaparición de los blancos caucásicos y su civilización y volver a las culturas indígenas (con mucha menos población).

Una de las piedras angulares del “pensamiento científico” del ecologismo es la Teoría de Hubbert  y las de otros “profetas” como Paul Ehrlich, y por supuesto el libro “Los límites del crecimiento” del Club de Roma del que allá por los 70 se vendieron ¡¡¡MILLONES de ejemplares!!

Todos se basan en la misma corta definición de las reservas de un recurso (no tienen en cuanta las consecuencias del aumento de precios, ni de los avances tecnológicos, ni de los recursos alternativos…) y por su puesto sus predicciones fallan estrepitosamente.

Pero como se trata de una cuestión de fe y no de ciencia lo solucionan todo cambiando la fecha del “fin del mundo desarrollado” y repitiendo la misma matraca de que “en un mundo finito no puede haber un crecimiento infinito”.

Por supuesto nunca definen “finito” ni “infinito” con lo cual la frase se queda en un eslogan para las multitudes desinformadas.

El fracking no gusta a los ecologistas

En este contexto el fracking (que por otro lado no es ninguna novedad puesto que lleva usándose desde hace décadas) es una técnica que desmonta la inminente finitud de un recurso y eso no les gusta a los “ecologistas”. Y más si tenemos en cuenta que esa explotación se realiza en los USA.

Los ecologistas no quieren solucionar las escaseces ni los impactos ambientales, lo que quieren es devolvernos a la era de las cavernas. O más atrás. Si los ecologistas hubieran existido en la época en que el hombre empezó a usar el fuego se habrían opuesto a esa actividad (y no hay que tener mucha imaginación para saber los motivos que alegarían)

En cualquier caso lo que necesita la gente no es petróleo, gas natural, o fotovoltaica, lo que necesita la gente es energía. Es imposible saber la evolución de un mercado a largo plazo. Imposible. Simplemente los miembros del mercado, consumidores y productores, intentarán resolver el problema (de la escasez) buscando sus soluciones. Hay muchas alternativas, algunas que yo desconocía hace poco y que pueden cambiar las cosas drásticamente.

El ecologismo y sus dogmas

Pero en esto, como en todo, los periodistas de calidad ™ y los políticos (la mayoría) hacen lo que diga el ecologista de turno que sale invariablemente en la tele con sus dogmas anticientíficos.

Vivimos una auténtica dictadura en la que todo está bien siempre que se sigan los dictados de los “ecologistas” que aparecen como autoridades absolutas e indiscutibles. Eso sí que es un gobierno en la sombra.

El “ecologismo” es la ideología más transversal, omnipresente e indiscutida. No es posible ni siquiera establecer una discusión normal porque inmediatamente se recibe el calificativo de vendido a las multinacionales petroleras.

Así que en Asturias seguiremos sin saber nuestra posible riqueza gasística, seguiremos con un paro escandaloso… y seguirán hablando de pobreza energética.

Los mismos que proponen subvencionar al carbón más allá del 2018,  son los que luego hablan de pobreza energética y de cambio climático. Y la gente les volverá a votar. O votará a estos, más de lo mismo.

Es lo que hay.

www.desdeelexilio.com/2015/11/20/pobreza-mental-y-pobreza-energetica/

Deja un comentario