¿Cuáles son las leyes laborales que permiten a los países nórdicos NO tener paro?

Las únicas leyes laborales eficaces son las flexibles

Todas las evidencias disponibles, en materia laboral, demuestran que los mercados laborales flexibles no tienen paro y sus salarios son muchos mas altos que los mercados laborales intervenidos e hiperregulados.

Los derechos laborales provienen de la producción

Los derechos laborales que provienen de las leyes y regulaciones estatales no son garantía de nada.

Si el estado define unos derechos laborales mas altos de los que se pueden pagar con la producción, esos derechos desaparecen y aparece el paro.

¿Cómo lo hacen los países nórdicos?

Éstos países tienen mercados laborales ultra flexibles con indemnizaciones por despido bajísimas, que en vez de ser malos para los ciudadanos les permiten no tener paro y tener unos salarios medios estratosféricos

Copiemos a los países nórdicos

¿Cuáles son las leyes laborales que permiten a los países nórdicos NO tener paro?

Isaac Parejo 02/10/2015

Todos los días asistimos a la intoxicación de informaciones por parte de la izquierda que nos asegura que los trabajadores en este país han perdido sus derechos. La mentira ha calado tanto que ya se toma como cierta. Cuestiones como que el gobierno ha implantado el despido libre y demás barrabasadas ya forman parte de imaginario colectivo y se toman como verdades absolutas. Pero la realidad es otra bien distinta. España tiene una de las legislaciones laborales más estáticas y proteccionistas del mundo, lo que ha provocado un paro estructural del que es imposible salir.

Ese 8% de desempleo que se llegó a alcanzar durante 3 años por primera y única vez en 40 años fue un espejismo y una absoluta anomalía propiciada por un crecimiento económico fantasma y por la burbuja inmobiliaria que se estaba gestando. Con la política en materia laboral que tenemos desde hace décadas (algunos decretos son de los años 40) y que absolutamente nadie se atreve a cambiar por miedo a los férreos sindicatos, los cuales viven gracias al paro y el desempleo (si no hubiera parados su labor no serviría de nada, y no existirían, ergo…) jamás podremos aspirar a tener una tasa de desempleo menor del 18%.

El Gobierno lleva 4 años haciendo malabares para conseguir que sin cambiarla (la reforma laboral del PP fue una chapuza comparado con lo que este país necesita) el paro esté bajando, aunque sea a marchas forzadas.

No, el empresario no es el enemigo

Lo más importante que hay que saber es que no existe empleo sin empresarios, aunque la izquierda los aborrezca. Lo primordial es crear un ambiente en el que el empleador se sienta cómodo y no tenga miedo a contratar. Todos estamos viendo que el consumo está creciendo, el PIB está aumentando a un ritmo de un 3% pero en cambio, no vemos que eso se traduzca de una manera significativa en el dato del desempleo, ¿por qué? Tiene una explicación.

Los empresarios doblan las horas de los ya contratados, exprimen e intentan sacar el máximo beneficio sin emplear a nadie. Pero la culpa no es de los empresarios sino de la inmovilista legislación laboral por la cual siempre han sentido terror a la hora de contratar por las enormes trabas y costes que les supone tener que despedir en el caso de que tengan que prescindir de un trabajador por X causas.

Mejores leyes laborales

La reforma laboral del PP iba encaminada en ese sentido. Cuando se abarató el despido, el PSOE y la izquierda en general se lo tomó a guasa diciendo que el gobierno pretendía crear empleo facilitando el despido. Y así es exactamente. Aunque suene contradictorio, no lo es en absoluto, es una forma de favorecer la contratación: eliminar trabas al empresario para que contrate sin miedo a la indemnización que tendría que pagar en caso de despido (aunque aún así se mantenía una indemnización considerable).

¿Cuál fue el problema? Que esa reforma se hizo deprisa, corriendo, de forma chapucera y demasiado pronto, cuando el país aún estaba en recesión y con una situación catastrófica heredada pocos meses antes del gobierno de ZP, por lo que la reforma laboral fue usada por las empresas, efectivamente, para despedir y no para contratar. Lo primero que tendría que haber hecho el ejecutivo de Rajoy es frenar la recesión y solucionar los problemas macroeconómicos antes de aplicar la reforma laboral. Pero decidió hacer las dos cosas a la vez.

Eliminar las indemnizaciones por despido

La solución la conocen en el Gobierno y en todos los partidos, pero nadie se atreve a aplicarla debido al estatismo histórico instalado en el subsconsciente español, y es: Eliminar las indemnizaciones por despido (con matices). Sí, sé que eso es lo más impopular que existe en España, pero se da la curiosa casualidad de que en esos países nórdicos a los que todo el mundo se quiere parecer, eso de las indemnizaciones ni lo contemplan, razón por la cual tienen un desempleo tan bajo que prácticamente podría considerarse pleno empleo técnico (se considera pleno empleo técnico a una tasa de paro por debajo del 5%).

¿Por qué? Porque allí, el que un trabajador se mantenga en una empresa depende de su productividad y su valía y no por el alto coste que le supone al empresario despedirlo, como ocurre en España. Esa es la razón por la que allí arriba los trabajadores son más productivos, porque los improductivos se van a la calle y no hay indemnización que valga (al menos no como se conoce en España). De ese modo, en países como Suecia se han podido implantar medidas como la jornada laboral de 6 horas.

Las indemnizaciones en España

Las indemnizaciones y la protección al trabajador en España son, en ocasiones, absurdamente excesivas y no hay una correlación de fuerza equitativa entre el empresario y el empleado. Hay diferentes indemnizaciones dependiendo del tipo de despido y algunas son simplemente disparatadas. Algunos Ejemplos:

  • Cuando un contrato temporal  llega a su fin porque termina el motivo por el que se contrató, el trabajador tiene derecho a una indemnización.

Vayamos a la definición exacta de la palabra “indemnizar”Pagar una cantidad de dinero a una persona para compensar un daño o perjuicio que se le ha causado.

Si el contrato ha terminado por ambas partes, ¿Por qué se ha de pagar una indemnización? Es una traba más para impedir la contratación, pero esta no es la más incongruente de todas, hay más:

  • Indemnización por fallecimiento del trabajador: En caso de que el trabajador muera por muerte natural, la empresa tiene que pagar una indemnización de 15 días por año a su viuda, hijos menores de 18 años o incapacitados, hermanos huérfanos menores de 18 años que estuviesen a su cargo, ascendientes sexagenarios o incapacitados para el trabajo

Trabas y mas trabas

El empresario tiene que hacerse cargo de la familia del empleado que por causa natural fallece, cuando para eso ya están contempladas las pensiones de viudedad y horfandad. Pero no solo eso, si ocurre el caso contrario, es decir, que es el empresario el que fallece y este es el motivo del cierre de la empresa, también tiene que pagar una indemnización al trabajador (sí, cuando ya está muerto).

Pero el problema no termina ahí, el trabajador también tiene derecho a indemnización en caso de que el empresario tenga que prescindir de él por, (cito textualmente la ley): “ineptitud, falta de adaptación, faltas de asistencia,  o por razones económicas, técnicas, organizativas, de producción o por causas de fuerza mayor”. En otras palabras, despides a un empleado por inepto y además tienes que indemnizarlo.

Solo hay una situación en la que el empresario puede prescindir de un empleado sin derecho a indemnización, pero tiene trampa: un despido procedente, los cuales son muy difíciles de demostrar, por lo que en un juicio casi siempre suele ganar el empleado.

Responda, ¿es su modelo el de los países nórdicos?

Si nos fijamos en los países a los que todo el mundo quiere parecerse, los famosos países nórdicos, (Dinamarca, Suecia, Finlandia, Noruega, Bélgica…) vemos que no tienen absolutamente nada que ver (más bien es todo lo contrario) con lo que propone, por ejemplo, Podemos.

En el caso de Dinamarca, mencionado por Pablo Iglesias en multitud de ocasiones como espejo en el que mirarse, el despido es prácticamente gratis y no existe sueldo mínimo. Y no solo eso sino que las prestaciones por desempleo están gestionadas por aseguradoras privadas, no por el Estado. Solo se contempla una pequeña indemnización que suele ser de un par de meses de sueldo, a los trabajadores con mucha antigüedad. Tasa de Paro: 6,3%. Salario medio: 53.319 euros/año.

Bélgica

En Bélgica, el despido también es libre y gratuito y tampoco existe SMI. Las indemnizaciones no están reguladas sino que se calculan en función del tiempo que le lleve al trabajador encontrar un nuevo empleo, que suele ser poco o nada debido a que se da una circunstancia muy interesante: en caso de que el despido no sea hostil, el empresario avisa al empleado con X tiempo de antelación y  en ese tiempo el trabajador dispone de una adaptación especial en su horario laboral para conseguir un nuevo empleo antes de ser despedido.

Esa es la razón por la que en Bélgica los subsidios por desempleo no se basan en las cotizaciones y son, en teoría, ilimitados; la gente no suele hacer uso de ellos durante mucho tiempo (los servicios de empleo son muy estrictos con los perceptores). Sin duda un mercado laboral flexible donde los haya. Tasa de paro Bélgica: 8%. Salario medio: 46.000 euros al año.

Noruega

Estos son solo dos ejemplos, pero la verdad es que la legislación laboral en el resto de los idolatrados países nórdicos como Noruega (4,3% de paro) o Suecia (7%),  no dista mucho de los demás y todos tienen un denominador común: la práctica inexistencia de las indemnizaciones por despido (salvo en casos muy excepcionales) y la inexistencia también de un salario mínimo interprofesional. En contraposición con los países con una legislación laboral más rígida como Grecia (26% de paro) o España (22%) donde el mercado laboral está completamente intervenido por el estado.

No hay más que ver el ranking de países con mayor libertad económica para observar que también son los que tienen una menor tasa de paro. Dinamarca se encuentra en el puesto 11, mientras que España en el 49, Grecia en el 130 y Portugal en el 64. España ha bajado 10 puestos desde el año 2012, lo digo como apunte para aquellos que hablan de “las políticas neoliberales del Gobierno”, que me hace bastante gracia, ya que si por algo se ha caracterizado la política fiscal de Montoro es por todo lo radicalmente opuesto al liberalismo (quizás influenciado por su pasado comunista en su época estudiantil).

Alta productividad

Todo esto provoca dos cosas: que aumente la productividad del trabajador y por consiguiente son países con una tasa de paro bajísima y con sueldos mucho más altos.

Al ser mercados laborales muy flexibles y dinámicos, el trabajador no tiene problema en encontrar un nuevo empleo cuando es despedido, pues el empresario carece de trabas y contrata sin miedo a arruinarse en caso de tener que despedir al empleado y tener que pagar una indemnización excesiva (Actualmente, la causa del cierre de muchas empresas es la imposibilidad de pagar la indemnizaciones a sus trabajadores). Por otra parte, el número de despidos también es más bajo debido a que los trabajadores no se mantienen en su empleo por al alto coste del despido, como ocurre aquí en muchas ocasiones, sino porque realmente es imprescindible y productivo.

Austria y su “mochila”

Personalmente este es el modelo que más me gusta. Austria es otro país que carece de indemnización por despido como tal. Hace una década todos los partidos se pusieron de acuerdo para reducir la rigidez del mercado laboral mediante varias medidas. Una de ellas, además del contrato único, fue la famosa “mochila austriaca” (ambas medidas son propuestas del partido de Albert Rivera y por supuesto toda la izquierda se le echó encima). La mochila austriaca consiste en que la indemnización por un posible despido va incluida en el sueldo.

El empresario paga al trabajador, además de su salario, un porcentaje del mismo (en torno al 1,5%) que se va acumulando, y esa es su indemnización en caso de despido. El trabajador puede disponer de ese dinero cuando él quiera pues se paga junto con el sueldo. Incluso si es él el que decide marcharse del trabajo, se lleva esa mochila consigo. El experimento no salió nada mal: Tasa de paro del 5,7%. Salario medio: 42.373 euros/año.

¿Está el trabajador desprotegido por todas estas medidas? Rotundamente no, la mejor protección para el trabajador es que tenga trabajo. De nada sirve protegerlo con una indemnización de 45 días por año (como ocurría antes de la primera reforma laboral de ZP) si eso va a servir para espantar al contratador. ¿Se pondrá algún día en marcha una legislación parecida a la de esos países a los que todo el mundo dice falsamente querer parecerse? La respuesta en sencilla: hasta que no cambie la mentalidad, no, y viendo que la izquierda cada vez ruge con más fuerza con planteamientos propios del siglo pasado, me temo que seguiremos estando en la cola de Europa.

http://infoblogger.es/2015/10/02/lo-que-nadie-se-atreve-a-hacer-para-crear-empleo/

2 comentarios en “¿Cuáles son las leyes laborales que permiten a los países nórdicos NO tener paro?

Deja un comentario